MUNDO HOY | BASURA NUEVA

Ese placer que produce la experiencia de comprar algo, de tocarlo, de medírselo – especialmente cuando se trata de ropa y calzado – de regatear el precio y de tenerlo en su poder apenas lo paga no se tiene cuando la compra se hace online. Ese es el lado oscuro del comercio electrónico, no es tan placentero.

Pero el asunto va más allá del placer que produce interactuar con quien nos atiende en un local en el centro comercial, lo importante es que así nos aseguramos de estar comprando algo con la forma, el color, la textura y la talla que queremos, mientras que con muchas de las compras online de vestuario nos llevamos sorpresas poco agradables y perdemos el dinero.

La gente cada vez compra más cosas por internet pero también devuelve muchas de esas cosas porque no le quedan bien, o la tela no era la que esperaba, o el tamaño no se ajusta la  o el regalo de cumpleaños no causó el impacto esperado, o por la razón que sea.

Pero lo que probablemente estos desconozcan es que 280 millones de paquetes y 487 millones de artículos se devolvieron a los comerciantes online solo en Alemania, en 2018. Es decir, uno de cada seis paquetes regresa al punto de venta, según un estudio llevado a cabo por el Grupo de Investigación de Gestión de Mercancías Devueltas de la Universidad de Bamberg.

¿Cuáles son los artículos que se devuelven con más frecuencia? Zapatos y ropa.

Las verdaderas dimensiones de la destrucción de la mercancía de retorno se desconocen en detalle. Pero, a partir de ahora, los comerciantes deben revelar si se deshacen de mercancía y de qué cantidad. Además, se impondrá un “deber de custodia del vendedor”. Este tendrá que encargarse del la mercancia. Puede venderla a precios más baratos o donarla, por ejemplo.

En Alemania aprobaron un proyecto de ley contra la destrucción de mercancía de este sector.

Esta es una de las medidas aprobadas por el gabinete de gobierno alemán este miércoles  12 de febrero. El proyecto de ley apunta contra la destrucción de mercancía que tiene lugar en el comercio online y la consiguiente generación de basura. En general, la  ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, quiere que los productores y comerciantes se responsabilicen más de la mercancía nueva y en buen estado que retorna a las plataformas de venta.

“Tirar simplemente la ropa nueva o quemarla. Así no se pueden gestionar los recursos”, dice Schulze. La socialdemócrata quiere sensibilizar a la población: “Los consumidores también tienen que preguntarse si es bueno para el medio ambiente comprar muchos artículos y luego devolver la mitad”.

La venta online tiene mucho éxito, pero también tiene su lado oscuro, porque las mercancías nuevas y en buen estado devueltas se destruyen para hacer más espacio a otros artículos. Muchos productos se tiran a la basura, porque es más rentable que volverlos a ofrecer como artículos de venta online

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.