ACTUALIDAD | PANDEMIA

¿El principio del final o el final del principio?

El inicio de la vacunación – en otros países – marca el inicio de una etapa que ya es bien conocida por la humanidad: la postpandemia. Decimos que es bien conocida porque inexorablemente la historia se repite, cuando terminó la Gripe Española, hace un siglo, vino una época que se conoció como la de los Años Locos porque la gente, que había estado tan reprimida por tantos años, dio paso a un periodo de gran desenfreno sexual y social.

Todos querrán mayor interacción en clubes nocturnos, conciertos, estadios de fútbol y béisbol, restaurantes, recitales y hasta manifestaciones políticas. La religiosidad disminuirá, habrá una mayor tolerancia al riesgo y la gente gastará el dinero que no había podido gastar. Si miramos lo que ha pasado en los últimos 2.000 años, cuando las pandemias terminan, hay una fiesta. Es probable que veamos algo similar en el siglo XXI.

El sociólogo y médico Nicholas Christakis, profesor de Ciencias Sociales y Naturales de la Universidad de Yale, en su nuevo libro, “Apollo’s arrow: the profound and enduring impact of coronavirus on the way we live” (La Flecha de Apolo: el impacto profundo y duradero del coronavirus en la forma en que vivimos), analiza los efectos de la pandemia en la sociedad desde una perspectiva histórica y anticipa lo que puede ocurrir en los próximos años.

Christakis es considerado por las revistas Time y Foreign Policy como uno de los 100 mejores pensadores globales. Él piensa que las vacunas nos ayudarán a salir de esta crisis, aunque advierte que la inmunidad grupal no se logrará rápidamente. Dice que luego de enfrentar el impacto biológico de la pandemia durante 2021, tendremos que lidiar con las secuelas sociales, psicológicas y económicas del virus por un buen tiempo más, antes de entrar realmente en la época de la postpandemia.

También sostiene que las cosas van seguir mal por un tiempo. Inventamos una vacuna, que es algo milagroso, porque somos la primera generación de humanos que ha sido capaz de inventar, en tiempo real, una respuesta. Eso nunca había ocurrido en la historia, sin embargo, aún hay que producir cientos de millones de dosis, distribuirlas y, aún más importante, persuadir a la gente para que se vacune. Al menos la mitad de la población debe vacunarse y eso tardará por lo menos un año, no va a ocurrir más rápido.

Mientras, el virus sigue propagándose, así que vamos a seguir viviendo de esta manera extraña en la que hemos vivido, con tapabocas y confinamientos, al menos todo el 2021. Luego vendrá un período intermedio y alrededor del 2024 entraremos en la postpandemia. No lo entendemos fácilmente porque estamos vivos en un momento en que hay un evento que ocurre una vez cada cien años. Es importante no perder la perspectiva.

Otra cosa es que, aunque el virus es realmente malo, ya que mata a cerca de un 1% de la población infectada, no es peor que otros. Podría estar matando al 10%, al 30% de los infectados.

Podríamos estar enfrentando una peste bubónica a nivel global, porque no hay ninguna razón para que un virus solo mate al 1%. Por ejemplo, en la película Contagion, el virus mata a una de cada tres personas. Podríamos estar en ese escenario, pero no estamos.

No somos niños para pretender que esto no está ocurriendo. No tendríamos que haber elegido la negación, como lo hizo el presidente Trump. No podemos mentir sobre el virus, no podemos culpar a otros, como es típico de las pandemias. Por ejemplo, en las plagas de la época medieval culparon a los judíos; cuando apareció el VIH fueron culpados los homosexuales.

Siempre ha estado la tentación de culpar a alguien. Es estúpido, es solo un virus que nos afecta, se trata de una experiencia humana esencial, que pasa raramente, pero que requiere madurez para enfrentarla. No podemos fantasear con que no está ocurriendo.

Negación, mentiras, supersticiones, siempre han estado presentes. Lo mismo que la desinformación. Por ejemplo, todas esas ideas estúpidas que han circulado como inyectarse desinfectante, o que el virus es parte de una conspiración.

Cuando logremos la inmunidad de grupo, aunque el virus aún estará con nosotros, su poder será menor. Luego vendrá el período intermedio, donde el impacto biológico de la pandemia quedará atrás, pero aún tendremos que lidiar con el impacto económico y social. Y alrededor de 2024 entraremos en el período de la postpandemia.

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.