DEPORTES | UN EQUIPO “AUGUSTIANTE”

Deportes EneroMantenerse en la primera división del fútbol colombiano debe ser, desde ahora, el objetivo del Cúcuta Deportivo. Una vez culminadas las celebraciones y reconocimientos, que son propios de la naturaleza del hincha, el dueño del equipo debe entender que tiene un compromiso y una responsabilidad con los más de cuarenta mil aficionados, que llenaron la grada para apoyar el logro conseguido y que de aquí en adelante, quieren despejar las dudas inevitables, sobre la intención real de José Augusto Cadena de mantener el equipo en la máxima categoría.

En ese escenario es claro que el contrincante más acérrimo de Cadena, es el propio Cadena. Después del ascenso del equipo, tendrá toda una temporada para convencer a quienes le criticamos por hacer del Cúcuta, un “yoyo” que elonga (en el pasado reciente un año en primera y tres en segunda), en lo que parece un juego que debe culminar, para hacer del equipo una institución sólida y anclada en el sitial que merece. No se trata tampoco de pedir un equipo de súper estrellas y refuerzos imposibles que no garantizan una campaña exitosa en el fútbol. El tema es conformar un equipo que de las dos opciones posibles ya quemó una.

Era vital mantener al técnico, por razones elementales: conocía el plantel, su forma de jugar, existía una confianza natural con los jugadores, que a su vez, entendían sus exigencias tácticas. Tenía montando un esquema con variantes, en fin, se trataba de un camino ya recorrido que en el fútbol es decisivo pensando en los resultados y que sólo demandaba, unos refuerzos que el técnico tenía evaluados para posiciones puntuales. Esa posibilidad se acabó cuando el Deportivo Cali con su chequera abundante, se llevó al técnico Lucas Pusineri.

Inevitable, seguramente. La segunda opción es menos atractiva y más difícil, pero ahora es la única: montar un nuevo proceso. Con un técnico nuevo, que no conoce el plantel, que debe adaptarse a la ciudad, al entorno, a un cuerpo técnico que no eligió. Un técnico al que es necesario darle un compás de espera porque necesita lo que no hay: tiempo.

En la primera categoría, solo bastan media docena de partidos para que un equipo quede relegado en la tabla del descenso y sin los puntos que requiere para mantenerse en la primera división, la B es un destino inevitable.

Y ya sabemos lo que ocurrió en el 2015, que a falta de siete fechas, el Cúcuta había descendido sin remedio, palabra fea para el hincha cucuteño: descender. Es un malCúcuta Deportivo sueño que quiere borrar de su mente y de su presente. Y se puede. Con voluntad, con trabajo y por supuesto con plata. Después de mitad de año se espera que los ingresos de los equipos por el desarrollo del canal Premium, se incrementen por arriba del 30%. Sumado a las taquillas y a los patrocinadores (advirtiendo que el Cúcuta hace rato que no vende bien su camiseta) debe arrojar una cantidad de dinero que, bien administrada, debe producir buenos resultados.

Si me preguntan cual es la diferencia entre José Augusto Cadena y Gabriel Camargo (tan cuestionado estos días por sus declaraciones en contra del fútbol femenino) pero sin dudas, un buen dirigente del fútbol, respondería que ambos son exitosos empresarios en sus negocios particulares, ambos son dueños de equipos de fútbol, pero Camargo sabe contratar y produce jugadores con los que ha ganado dinero. Monta buenas escuadras para competir y ganar. Sin embargo, la gran diferencia es que Cadena cuenta con cuarenta mil clientes que llenan el estadio para apoyar un equipo del que esperan mucho. Y con esa clientela no cuenta Camargo. Cómo hace entonces? Lección para aprender.

Seguramente a Cadena no le gusta ni la comparación ni el análisis que contiene este artículo. Está acostumbrado a un camino sin críticas ni voces contrarias. A una zona de comodidad que difícilmente hallará, mientras la prensa deportiva cucuteña (con una mayoría que no está de acuerdo en muchos de sus procederes) critique lo que debe criticar y reconozca, como ya lo ha hecho, sus escasos aciertos.

Habrá Cúcuta Deportivo para rato en la primera división? La respuesta la tiene su presidente, pero no en sus declaraciones sino en la cancha y en la tabla de posiciones.

Por: Carlos Alberto Suárez Aparicio

Deja tu Comentario

Your email address will not be published.